Carta abierta a la comunidad educativa

Después de un inicio de curso complicado y de un generoso trabajo reivindicativo de muchos meses, queremos hacer un balance sencillo, de corazón y con todo nuestro cariño hacia esa tribu que es la Comunidad Educativa.

En todos estos meses nuestra única intención ha sido en todo momento solicitar a los responsables competentes (con nombres y apellidos) información y colaboración, porque nos parece de sentido común pedir a “los que mandan” que cuando tomen decisiones tengan como criterio principal “lo mejor para los niños”. Ellos son el futuro y si queremos un mundo mejor debemos ser generosos y poner todos lo mejor que tengamos. Tras estos meses cada cual que haga balance y se responda él mismo ¿He dado lo mejor que tengo?

Ahora empezamos una nueva etapa en el “cole nuevo” y queremos animar a toda la comunidad educativa a que sea generosa y ponga optimismo en esta tarea tan importante que es la Educación.

Además queremos aprovechar este humilde balance para dar gracias al que será para siempre “el primer cole de mayores” de nuestros peques. Al que da lo mejor que tiene nada se le puede reprochar, y el CEIP Dr. Severo Ochoa nos lo ha dado. Esto no tiene nada que ver con que consideremos que no se ha dado lo más adecuado para los niños. Simplemente nos remitimos a los que se supone que saben de esto y una semana antes del inicio escolar expusieron a los padres las condiciones por las que los espacios del hasta entonces “centro de referencia” Winston Churchill eran inadecuados.

Los colegios al igual que las empresas que trabajan en ellos no están solamente hechos de ladrillo. Se construyen con personas. Deseamos también dar gracias a las personas que mantienen la ilusión por trabajar en la Educación de los más pequeños, superando los problemas del día a día que vienen a la hora de la verdad. Gracias Almudena (y Victor) que se han encargado de los desayunos, al personal de apoyo, al cocinero, a los padres que han colaborado, a la dirección de ambos centros por ayudarnos en todo lo posible, al profesorado por entendernos, al AMPA del Dr Severo Ochoa por ofrecernos participar en sus actividades extraescolares así como ofrecernos parte de espacio del que disponían, etc.

Y sobre todo a los niños, que han sido para nosotros un ejemplo de adaptación y positivismo del que estamos orgullosos.

Un abrazo a todos,
AMPA Carmen Laforet