Noticias sobre el retraso de las obras

Nos han enviado un par de noticias sobre el retraso de las obras. Al parecer suponen que en octubre podría producirse el traslado al nuevo cole, cosa que de momento no nos consta oficialmente por parte del centro. La semana que viene se intentará preguntar a la dirección para que nos cuente algo sobre la fecha del traslado.

30-09-2010 eldistrito.es
Las obras del CEIP Carmen Laforet se retrasan un mes

El nuevo colegio de Valderrivas abrirá sus puertas con un mes de retraso. A pesar de las previsiones de la Comunidad de Madrid, que apuntaban que el centro estaría listo para el 13 de septiembre, dos semanas después del inicio del curso escolar, las obras siguen su curso. Los 100 alumnos del Carmen Laforet acuden mientras tanto a diario al CEIP Severo Ochoa. Un centro este que, según los padres, se encuentra muy lejos y carece de los servicios necesarios como acogida matutina, actividades de tarde, etc. Quejas que se suman a la falta de información pues, tal y como explican, “nadie nos despeja las dudas, ni nos da fechas”. La concejal del distrito, Carmen Torralba, confirmaba en el último Pleno que la empresa constructora se había comprometido a demorar los trabajos sólo un mes más. Así se lo transmitió el director del Área Territorial de Madrid-Capital, Bonifacio Alcañiz. Los padres esperan ahora que, esta vez sí, se cumplan los plazos y sus hijos puedan estrenar centro en dos semanas.

17-09-2010 gentedigital.es

VICÁLVARO

La apertura del colegio Carmen Laforet se retrasa hasta octubre

Los cien alumnos se trasladan al Severo Ochoa que, según los padres, no cubre las necesidades. El nuevo centro, ubicado en Valderribas, tenía que empezar las clases en septiembre.

gentedigital.es/ Javier Taeño
17/9/2010 – 13:51

El colegio Carmen Laforet, situado en Valderribas (Vicálvaro), no abrirá sus puertas hasta el próximo mes de octubre. El centro, donde Esperanza Aguirre colocó la primera piedra en julio, tenía que empezar sus clases el 13 de septiembre, con las cuatro nuevas aulas de Infantil, niños de tres años, ya disponibles.

Sin embargo, esta primera fase ha sufrido un inoportuno retraso.

Según la Consejería de Educación de la Comunidad, “el colegio entrará en funcionamiento en el mes de octubre, debido a un retraso en las obras de finalización del centro. Durante estas primeras semanas del curso, sus alumnos estarán en el colegio Severo Ochoa, con todas las garantías para su adecuada escolarización”.

Esta decisión no ha sentado bien a los padres, que critican la poca previsión que ha tenido el Gobierno regional.

“Hablamos con Bonifacio Alcañiz, director del Área Territorial de la Consejería de Educación de la Comunidad, y nos aseguró que el centro estaría seguro en septiembre. Nosotros dudábamos y le preguntamos si tenían un plan B, nos respondió diciendo que el 13 de septiembre nuestros hijos estarían en el Carmen Laforet”, comenta uno de los padres.

Tampoco les ha gustado la poca antelación con la que han recibido la noticia, ya que la Comunidad les avisó sólo una semana antes del comienzo del curso escolar.

“El 6 de septiembre nos comunican que el Carmen Laforet no va a estar listo y que nos trasladan al Severo Ochoa durante estas semanas. Nuestros hijos tienen tres años, no podemos volverles locos de un colegio a otro”, prosigue otro de los padres afectados. Pero sin duda, lo peor han sido las aulas que les han asignado en este centro temporal.

“No tenemos las clases adecuadas. De los cien niños, sólo veinticinco están en una clase preparada para niños de esta edad. Los setenta y cinco restantes están o en clases de niños de seis años o en despachos habilitados para esto. Es un peligro para su seguridad, hay radiadores, muchos enchufes… Yo no me quedo tranquila”, comenta una madre con preocupación.”Es un auténtico caos y un descontrol”, corrobora otra.

Por su parte, la FAPA Giner de los Ríos, a través de su presidente, José Luis Pazos, manifestó que “a veces no queda más remedio que aplazar una inauguración”. pero que la Comunidad “sabía que los plazos que marcó eran absolutamente imposibles de cumplir”.

Además, Pazos añadió que “mejor tener el colegio en tres semanas que nunca”.